4.9.08

Miguel Angel de Rus en Cuatro negras

Ediciones Irreverentes presenta su nueva Colección, Cercanías, dedicada a obras breves, impactantes y poco correctas, con Cuatro negras, relatos entre el terror, el misterio, la crónica negra y el lado más urbano, canalla y oscuro de la vida cotidiana, perpetrado por autores tan asiduos en esta irrespetuosa casa como Fernando Savater, Horacio Vázquez Rial, José Enrique Canabal y Miguel Ángel de Rus.
Este libro se dirige a aquellos que no tienen tiempo, que deben buscar momentos para leer en el transporte público que les lleva al trabajo, en el postre de la comida, antes de volver a la esclavitud, o en los quince minutos antes de dormir. Aquellos que buscan un mínimo de perversión, intriga, terror o violencia en sus vidas como evasión de lo cotidiano.Como Afirma Fernando Savater “La alegría que proporciona un hermoso cuento, una breve historia emocionante, es la más límpida e intensa a que puede aspirarse en literatura. Es un goce abarcable y conciso, como una carrera de caballos o el rutilar perfecto de un aria. Y tiene asegurada su duración, porque todo lo breve pero punzante es fácil cómplice de la memoria.”
El relato propuesto por Fernando Savater es terror en estado puro, en una conversación de amigos, en lo cotidiano. Savater reconoce que de su obra breve, Habitaciones individuales es una de sus dos relatos favoritos. En él, se puede sentir la terrible sensación de estar en casa leyendo un libro, junto a la chimenea y al acariciar la cabeza de tu perro, recordar de un modo brusco, que no tienes perro. Horacio Vázquez Rial hace en El Golem una propuesta de literatura negra, en un entorno rural casi mágico, con un hombre santo como protagonista, con diálogos tan ágiles como impactantes de personas que –quizá- han perdido el alma, si es que alguna vez tuvieron, y la presencia maligna e irónica de la muerte. Miguel Angel de Rus nos presenta a un hombre que ha sido capaz de enfrentarse y vencer a una de las mafias que existen a nuestro alrededor. Ese hombre ha huido a un pueblo perdido para salvar la vida, pero flota una pregunta: ¿Se tiene algún momento de descanso antes de encontrar a tu ejecutor? ¿La muerte tiene alguna salida? Por último, José Enrique Canabal nos ofrece una muestra de terror psicológico, las andanzas de un hombre aparentemente sano, como cualquiera de nosotros, capaz de cometer las mayores aberraciones sin hacer una mueca. ¿Y si esa persona tiene el poder sobre nuestras vidas?Son cuatro propuestas desasosegantes, terribles, negras, que nos recuerdan que el Infierno está ahí fuera, tras la puerta que vamos a cruzar. Buen viaje.

2 comentarios:

Joaquín dijo...

Me ha parecido un libro genial. Y de lectura rápida y agradable. Seguro que lo releo uno de los próximos veranos, merece la pena.

Toccatayfuga dijo...

Extraordianrio libro.
Muy recomendable.